Share

Brasil: un diagnóstico del anfitrión que quiere la Copa América pero no puede salir de la pandemia

By Gisella López Lenci

"La comisión ha mostrado algunos detalles de la mala gestión de la pandemia", dijo Brian Winter de AS/COA a El Comercio.

El espectáculo tenía que continuar. Argentina y Colombia dejaron de ser sedes de la Copa América debido a su aguda crisis sanitaria, en el primer caso, y a las protestas sociales que no ceden, en el caso del segundo. La pelota, entonces, cayó en la cancha de Brasil, el segundo país del mundo con más número de muertos por COVID-19.

La propuesta de la Conmebol cayó como anillo al dedo para el presidente Jair Bolsonaro, ávido de que la gente se olvide de la pandemia y de su criticada gestión al frente de ella. Y se entretenga con el fútbol, pese al estupor de epidemiólogos y doctores, que señalan que la competencia podría multiplicar los casos, o del reparo que han puesto los mismos futbolistas al considerar que es un riesgo jugar bajo esas condiciones…

El periodista Brian Winter, editor de la revista Americas Quarterly, enfocada en América Latina, explica a El Comercio: "La comisión ha mostrado algunos detalles de la mala gestión de la pandemia, y podría dañar su intento de reelección el próximo año. Pero Bolsonaro todavía parece tener suficiente apoyo en el Congreso y en las calles para evitar un juicio político", explica Winter…

"Lula es claramente el rival más fuerte de Bolsonaro. Pero todavía queda mucho camino por delante. Bolsonaro probablemente esté pasando por el peor período de su presidencia, pero aún es competitivo ante Lula en una segunda vuelta hipotética. Será una carrera reñida", precisa Winter…

Como detalla Winter, la economía se va recuperando a su nivel prepandémico, pero aún no está claro cuánto de esa mejora está llegando realmente a los brasileños: "Brasil ha tenido una década terrible y necesita mucho tiempo para recuperarse"…

Lea el artículo completo.