Main menu

Géneros en disputa y más allá

October 23, 2017

En 1993, tres años después de haberle sido diagnosticada la enfermedad, el artista brasileño Leonilson moría de sida con sólo 36 años, dejando tras su paso una producción refinada con mucho de estela de futuro; caminos y mapas de radicalidades; destellos del éxito de una generación que iba a cambiar el panorama internacional desde Brasil; y hasta cierta poética de la despedida, de aquel que deja a la autobiografía emerger indiscreta porque el tiempo apremia.

Tres años antes se suicidaba otro escritor radical y exquisito, el cubano Reinaldo Arenas, también seropositivo y autor de El portero, novela con tintes autobiográficos, escrita en 1987 a partir de su condición de exilado en Cuba y exilado en Miami también —donde no acababa de encontrar su sitio—, condenado a representarse en un umbral, como el portero, en tanto conocedor de las trampas en los desplazamientos.

Se morían los dos poetas en medio de la desolación colectiva al ver pasar tantos, tan jóvenes y tan deprisa, sin tiempo siquiera de construir los ataúdes ni hacer los duelos; agolpadas las ausencias en el cerebro con poco margen para recomponerse de la pena y, más aún, de la perplejidad…. 

Lea la reseña completa aquí