Main menu

LatAm in Focus: El sueño americano en Cuba y los desafíos del cuentapropista

Julia y Silvio en el patio de su casa particular.

Julia y Silvio en el patio de su casa particular. (Image: Elizabeth Gonzalez)

May 29, 2018

91.000 = estadounidenses que visitaron a Cuba en 2014; 619.000 = estadounidenses que visitaron en 2016; -43% = caída en visitas enero–marzo 2018 comparada con enero–marzo 2017 #LatAmFocus
“Desde las nuevas regulaciones que el Departamento de Estado de EEUU ha propuesto, mi negocio ha decrecido un 70 por ciento. Es brutal”, Niuris Higueras, dueña del restaurante Atelier en La Habana, le contó @El_iG y @LeaniGarcia

In this special episode of Latin America in Focus, we travel to Cuba to meet with cuentapropistas, Cuban entrepreneurs faced with the challenges of evolving policies in both Washington and Havana. This episode is in Spanish. 

El anuncio de Trump el junio pasado, la suspensión de las licencias para negocios privados en Cuba, el huracán Irma, la reducción del personal en ambas embajadas, son todos parte de la serie de eventos de la segunda mitad del 2017 que culminó con una caída turística devastadora para los cuentapropistas en Cuba. Aunque el 2017 terminó con record en las visitas a la isla por parte de estadounidenses, las cifras reflejan una caída del 43 por ciento en los primeros tres meses del 2018, comparado con el mismo período del año pasado. Esta baja afecta en gran parte al sector privado de la isla, que antes se había beneficiado del mejoramiento de las relaciones entre Cuba y los Estados Unidos. Ahora este incipiente sector, que cuenta con alrededor de 600,000 cuentapropistas (personas empleadas por cuenta propia), se encuentra estancado.

“Las relaciones diplomáticas entre los dos países desataron una revolución”, les dijo Niuris Higueras a Leani García Torres y Elizabeth Gonzalez de AS/COA en su restaurante Atelier en La Habana. “Los negocios crecieron en un 50 a 60 por ciento en menos de un año ¡Todos!” Niuris fue una entre un grupo de microempresarios que Garcia y Gonzalez entrevistaron durante una visita a la isla en enero, en la que presenciaron el impacto que los últimos eventos han tenido sobre el sector turístico privado del país. “Desde las nuevas regulaciones que el Departamento de Estado ha propuesto, mi negocio ha decrecido un 70 por ciento. Es brutal”, comentó Higueras.

Higueras se refiere a las medidas que anunció el Presidente Donald Trump en junio y que entraron en vigencia a partir de noviembre, que modifican el tipo de visa que necesitan los norteamericanos para visitas individuales a la isla. Aunque el viaje por cuenta propia sigue siendo permisible, el gobierno estadounidense está promoviendo viajes a través de grupos y agencias de turismo, lo que está produciendo una caída en el uso de los negocios privados en Cuba debido a que los grupos son más propensos a patrocinar hoteles y restaurantes administrados por el gobierno cubano.

No se dan cuenta que no es al gobierno cubano que afectan, es al pueblo, es a los emprendedores, a las familias cubanas.
Nidialys Acosta, cuentapropista
 

 

Por otro lado, están las propias medidas del gobierno de la isla, que a partir del verano pasado suspendió el otorgamiento de nuevas licencias para emprendedores. El gobierno cubano anunció que se trataba de una medida temporal para evaluar el desempeño del sector privado, el cual representa un 12 por ciento de la fuerza laboral del país. Muchos esperaban que los nuevos cambios regulatorios se dieran a conocer antes de la transición de poder en abril, pero no ha sido el caso, aunque el Presidente Miguel Díaz-Canel se comprometió a seguir desarrollando las reformas económicas que empezó a impulsar su mentor Raúl Castro.

A este panorama se suma el huracán Irma que inundó a la capital a tiempo para la temporada alta turística, y una serie de episodios diplomáticos que dejó a ambas embajadas funcionando con un tercio de su personal. “Fueron una cadena de cosas sucediendo una tras otra, que nosotros no hemos visto más la luz del sol”, declaró Nidialys Acosta, dueña junta con su esposo de NostalgiCar, un negocio de alquiler de carros antiguos estadounidenses en La Habana.

En este podcast, Garcia y Gonzalez también hablaron con una pareja, Julia de la Rosa y Silvio Ortega, que son dueños de una casa particular que alquilan a través de Airbnb. Ellos hablaron de su experiencia en general emprendiendo un negocio y como ha cambiado el sector desde que adquirieron la casa en el 1993, yendo de un estatus que “bordeaba la ilegalidad” a uno reconocido por el Estado.

Basado en este reciente viaje a la isla, el Cuba Working Group de AS/COA (Grupo de Trabajo de Cuba) preparó un memo con recomendaciones de medidas que los gobiernos norteamericano y cubano pueden tomar para apoyar este naciente sector, y que van desde el apoyo financiero que pueden ofrecer los bancos norteamericanos, hasta la desregulación de las actividades permitidas en el sector cubano privado.



Elizabeth Gonzalez produced this podcast episode.

The music in this podcast, "Cuarto de colores" is by Edmar Castañeda, performed by Edmar Castañeda and Friends at Americas Society. Learn more about upcoming concerts at musicoftheamericas.org.